lunes, 12 de febrero de 2007

Hace unas semanas...

Hace unas semanas que he retomado el ritmo del blog, con irregularidades, por supuesto, pero lo he retomado. Hace unas semanas que este espacio es bastante más un weblog personal que de costumbre, y bastante menos una recopilación de enlaces a noticias sobre tecnología. Hace unas semanas que voy especialmente de cabeza y que dueremo menos de lo habitual, que ya era poco. Hace unas semanas que estoy especialmente contento. Voy a explicar, lo más someramente que pueda, qué está pasando hace unas semanas.

El que me conozca un poquito sabrá que soy una persona de vida difusa. Me gustan demasiadas cosas y me cuesta centrarme. Empiezo mucho y acabo poco. Intento llegar a todo y no estoy realmente en nada.

Si siempre fui lo que comunmente se llama un culo inquieto, con los años no sólo no he aprendido nada sino que he ido empeorando. Cada pequeño descubrimiento me abría un mundo por explorar y centenares de interrogantes a los que debía buscar respuesta. No las he encontrado, así que he seguido probando de aquí y de allá. Por eso siempre tengo innumerables frentes abiertos que rara vez quiero cerrar. Ya sea en el terreno laboral, la formación o las relaciones personales, donde hay un bombardeo al que apuntarse allí voy. Por eso renuncié a mi contrato indefinido y me hice autónomo. Por eso cuando me preguntan a qué me dedico necesito media hora para explicarlo todo. Por eso acumulo aficiones de las que me cuesta desprenderme. Así he llegado a ser, a la vez, responsable de comunicación y marketing, periodista, profesor, quiosquero, gestor de proyectos, webmaster, director de equipos, asesor... me he implicado cada vez más en un gremio y en una asociación profesional, he tomado clases de técnica vocal, he montado un gestor de contenidos, he llevado tres o cuatro blogs y hasta he leído algún libro o me he enganchado a cuatro o cinco series. Todo ello sin dejar de asistir a reuniones familiares o tomar de vez en cuando una cervecilla con los amigos. Todo eso, a veces, en la misma semana.

Hace unas semanas, como decía, bastantes semanas ya, encontré en fogonazos, uno de mis blogs preferidos, un comentario que llamó mi atención. Era de alguien que, al parecer, no hacía mucho que había abierto su blog. Sin embargo, su comentario (y los sucesivos) me llevaron a visitarlo y descubrí que, sin conocerlo de nada, tan sólo por su forma de expresarse, me caía bien. No es que me sorprenda mucho. Si en la vida real la gente nos cae bien o mal por sus actos, aquí lo hacen por sus palabras. Pero Kutxi me cayó especialmente bien y empecé a visitarlo con asiduidad. Allí encontré otra persona con la que me pasó exáctamente lo mismo. Sus comentarios me llevaron a su blog y, si bien al principio no entendí muy bien de qué iba, me llamó la atención la cantidad de personas que la visitaban asiduamente y el grado de complicidad que tenía con ellas. Norma era, sin duda, una persona muy especial. Tanto, que me aventuré a apuntarme a una quedada con otros bloggers a los que, por aquel entonces, apenas leía. Conocer a Goto, Blue e Irene fue una experiencia fantástica.

A partir de ahí me vi impulsado, como un año y pico antes, a escribir más a menudo y a poner más de mí en el blog. Y fueron llegando nuevos amigos, nuevos paseos por multitud de blogs, nuevos motivos por los que seguir escribiendo.

Pero mi frenética vida seguía. Hacía tiempo que mi situación laboral se me estaba yendo de las manos. Demasiados proyectos. Algunos demasiado interesantes para dejarlos. Otros demasiado importantes en lo personal. Otros, imprescindibles para asegurarme un plato de garbanzos en la mesa. No tenía tiempo para hacer todo lo que quería. O para recuperar viejos proyectos importantes.

Y de repente, hace unas semanas, las cosas se precipitaron. Una conversación con un viejo amigo me recordó lo importante que sería acabar de una vez la maldita tesis. Tenía que lograr tiempo y sólo podía sacarlo dejando proyectos interesantes, importantes o imprescindibles. No estaba dispuesto a renunciar a los interesantes y no quería dejar los importantes, así que debía hacer algo con los imprescindibles. Mientras cabilaba pasaron cosas. Las circunstancias hicieron que acabara como presidente de la asociación profesional a la que pertenecía, algo importante para lo que no estaba preparado pero, una vez metido, no podía abandonar así como así. Además, me enteré de una oferta interesante que, junto con el resto de cosas interesantes, no llegaba a compensar la imprescindible, pero era una señal.

Así que agarré el toro por los cuerenos y me fui a ver a la jefa. Le planteé llanamente mi situación y le expliqué mis opciones. Tenía una nueva oferta para un trabajo de cuatro horas más a la semana. Sumado a las cuatro y media que hago en otro sitio y a las cinco que tengo comprometidas en un tercero hasta abril, me hacía imposible seguir dándole sus 30 horas semanales. Además quería tiempo para centrarme en mi tesis. Así pues, o buscábamos el modo de reducir mi participación a 15 horas semanales aumentando el precio hora (teníamos prendientes un aumento de sueldo desde hacía cos años) o sintiéndolo mucho abandonaba el barco (y casi mi sustento, aunque eso no se lo dije).

Pareció entenderlo muy bien y me dijo que se lo pensaría, pero desde ese día me están cayendo todos los marrones de la casa y, el viernes, incluso una bronca descomunal por algo que apenas tiene que ver conmigo. Supongo que debo entender eso como un no. Mañana, aunque no me tocaba pasar por la oficina, me reuniré con ella para intentar solucionar ese problema que no es mío pese a que sí lo son las broncas. Seguramente la conversación me revelará cómo están las cosas, aunque tal vez, conociéndola, no pase nada. En cualquier caso, muy pronto voy a tener más tiempo libre. Un poquito más, manteniendo casi intactas mis posibilidades de comer tres veces al día, o muchísimo más tiempo... y a régimen.

En cualquier caso, estoy contento. Contento porque de un modo u otro voy a ganar tiempo. Contento porque voy a poder ponerme en serio con mi tesis. Contento porque en diez días empiezo un proyecto interesante nuevo. Contento porque, aunque sea a ratitos y de madrugada, voy a continuar con mis blogs y con mis nuevos amigos. Contento porque hoy (ya ayer) ha sido el cumpleaños de Norma y contentísimo porque tengo el mejor gurbi del mundo. Aquí os lo dejo para que lo disfrutéis. Felicidades, Norma. Y muchas gracias. Hace unas semanas no tenía ni idea de hasta qué punto necesitaba estas semanas. Hace unas semanas estaba casi tan cansado como hoy, pero no sabía cómo arreglarlo. Hace unas semanas no esperaba con tanta ilusión las semanas siguientes. Hace unas semanas era hace unas semanas. Y hoy ya es mañana.

Mi gurbi

Actualización 12/02/07 : 19:30:

Marrón ajeno solucionado. Y de lo mío... hablamos la semana que viene. Creo que alguna solución encontraremos pero, como siempre, tendré que esperar. En fin. Pues esperaremos, pero el tiempo corre...

18 comentarios:

KUTXI dijo...

Dalr, me alegro mucho por ti, me alegra verte tan bien. :-)

Oye, estoy agotado sólo de leer la cantidad de cosas que haces, cuando ganes en tiempo libre va a bajar hasta el paro. :-D

Un abrazo... que me has llegado a la patata con este post, mamonsete. ;-)

susana dijo...

Bueno te conozco muy poquito, pero por lo que veo eres una persona con una cabeza en constante ebullición.. jaja por llamarlo de alguna manera.. yo hace 4 años, cambié mi vida de manera radical y se a que te refieres en cuanto a lo de tomar decisiones...al leerte me has recordado algo que leí hace mucho tiempo y que siempre tengo en memoria, así que hoy, porque no..lo comparto contigo(es de borges) ahí va:

"Si pudiera vivir nuevamente mi vida, en la próxima trataría de cometer más errores. No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más. Sería más tonto de lo que he sido, de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad. Sería menos higiénico. Correría más riesgos, haría más viajes, contemplaría más atardeceres, subiría más montañas, nadaría más ríos. Iría a más lugares adonde nunca he ido, comería más helados y menos habas, tendría más problemas reales y menos imaginarios. Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolíficamente cada minuto de su vida; claro que tuve momentos de alegría. Pero si pudiera volver atrás trataría de tener solamente buenos momentos. Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, sólo de momentos; no te pierdas el ahora.."
Gracias por compartir un poquito más de esa ebullición..besos su

Norma dijo...

Hola D@lr!!!!!

Qué vértigo, por dios!!!!!

Para ser la versión blog-reducida, ya estamos más al día... pero a ver si cuando nos veamos, me lo explicas con más detalle...

Y si hemos contribuido un poco a tu felicidad, me alegro, porque desde luego, mis tres reyes magos barbudos (Goto, Kutxi, D@lr) me tienen caminando a un metro del suelo :)

Buena semana!!!!!!!!

gotomax dijo...

Dalr, deja de meter la cabeza en el microondas que no es bueno. Yo ya llevo unos meses sin hacerlo y el médico me ha dicho que he mejorado mucho. Si no te hierve tanto el cerebro y centras tus esfuerzos en pocas cosa seguro que acabas alguna. Yo lo intento, trato de delegar en lo posible y no meterme en demasiados "líos". Acaba tu tesis y la publicas por fascículos en el blog.

Aaaaaaalto, ni se te ocurra aparcar el proyecto del club de la vela, eso está prohibido.

Anónimo dijo...

El si volviera a nacer y el si pudiera dar marcha atrás, no existen. Estamos aquí ahora y tenemos lo que llevamos entre manos y a eso es a lo que hay que aplicar todas las fuerzas y todos los recursos de que seamos capaces. Nada triunfa(o fracasa) si no se emprende, así que p'alante. Eso sí, cuida siempre la salud porque es el arma principal. El buen humor es la otra baza. Veo que estás sobrado de los dos.

Gina dijo...

a ver señor algarrobo, sdonde puedo ver una foto suya para poider identificarle cuando voy por los pasillos de la UNI?

:) Me alegro que estes mejor.
Aunque no comente, yo os visito, lo juro!!

(ya se lo dije a norma en la comida familiar del sabado)

dalr dijo...

Je, je... Gracias a todos. Voy a añadir ahora mismo una actualización con las no-vedades del asunto. Los detalles escabrosos los dejo para el día del bloguellón que, además, estaré más despejadito (espero). La verdad es que no me mola nada colgar comentarios de este tipo, más fruto del sueño y el cansancio que de otra cosa. Pero supongo que así nos vamos conociendo mejor.

Kutxi, me da a mi que a un patatón tan enorme no es difícil llegar ;D pero me alegra un montón saberlo y que sepas que estoy deseando conocerte en persona. Si las corre suficiente alcohol, a lo mejor hasta te confieso el personaje al que me recordaste en uno de tus posts y, a lo mejor, hasta te mosqueas y todo (es que tanta miel no puede ser buena...) :D

Su, espero que tu "cambio radical" diera buenos frutos. Yo no es la primera vez que lo hago y, las anteriores, no fueron mal. Así que sigo a ver si la racha continúa.

Norma, de los tres reyes magos barbudos me pido al negro. No es por hacer un mal chiste sobre las horas que curro sino porque me hace ilusión eso de regalar mirra, que no tengo ni idea de qué carajo será pero suena muy bien.

Goto, no sufras por el club que no pienso dejarlo. Sólo dejo las cosas que me dan de comer y eso, de momento, no entra en los planes. Pero lo que dices del microondas a lo mejor tiene algo que ver. Yo lo uso de secador y me deja un pelo estupendo, pero quizás tenga efectos secundarios ;D

Anónimo, totalmente de acuerdo. Vida no hay más que una y al perro lo encontramos en la calle. Así que hay que disfrtarla. Ánimos no me faltan. Lo de la salud... a ratos. Es que me castigo mucho. Pero algún vicio (algunos cuantos) hay que tener.

Gina, vamos a ver qué podemos hacer con eso de la foto. No la pondré a saco pero algo me inventaré en algún sitio para aparecer. De todos modos yo ya te busco. Voy sólo los lunes y cada vez que puedo me paso por el bar. Especialmente, media horita a la una y otra media horita a las tres. Si aún así no hay manera.., vendrás al bloguellón? Vengaaaa...

Uy! Que me tengo que ir pa'l quiosco. Hasta luego!

SOMEZING dijo...

qué barbaridad! qué hombre tan ocupado. Yo sólo trabajo en dos coles y voy a la universidad y ya estoy hecha polvo toda al acabar el dia! Me alegro de que te sientas bien y contento, creo que eso es lo importante. Si crees que tienes que estar a régimen, pues los bloggeros ya te llenamos un par de tuppers con galletas o algo. Tú avisa ;-)

dalr dijo...

Gracias Something, ves como tengo motivos para estar contento? :D

dalr dijo...

Por cierto, Gina... Con respecto a las fotos, te tengo entre mis contactos en flickr. Pondré alguna fotico en que se me vea y listos :D

Norma dijo...

Ya le envío la foto del bloguellón, D@lr, me faltaba tu Thumbs up

POr cierto, al principio me he asustado con lo del negro... como dicen mis hijos, vivo en un mundo de "porno she wrote"

dalr dijo...

Ostras. Lo peor del asunto es que estoy tan en la parra que me he tenido que leer todo de cabo a rabo (perdón) para entender lo del negro. Pues no. No iba por ahí. Al menos esta vez. Pero, como muy bien saben tus hijos, generalmente, piensa mal y acertarás.

gotomax dijo...

¿un negro, donde?

Dalr, yo lo usaba de secador también, hasta que dejé de necesitarlo y lo cambié por una toalla y cinco segundos de mi tiempo en secarme la cabeza, jajajaja!!!

dalr dijo...

Sí, Goto. Pero entonces pierdes el maravilloso efecto de las chispitas en las puntas, cosa que sólo se compensa si usas el secador dentro de la bañera. Vale. Ya paro.

alicia dijo...

ufff qué agotamiento tengo!

de dónde sacas tantas energías?????

(todo mi ánimo y energía positiva para que te salga todo bien!!)

un besito!

dalr dijo...

Pues no lo sé Alicia. Es más. Ni siquiera sé si me quedan. Vamos tirando. Pero hace mucho el hecho de que, casi todo lo que hago, en el fondo me encanta. Será eso... Gracias por tu apoyo :D

E. Sierra dijo...

En ascuas me tienes... A ver si me explicas detenidamente en qué narices más te vas a meter ahora. A este paso te vas a difuminar de tanto correr de un lado para otro para llegar a tanto compromiso, y eso no es bueno. Te quiero sano, ¿vale? Mejor dicho, te quiero, y si encima estás sano, mejor que mejor.

¡Un abrazo!

dalr dijo...

Jo, ex-Godzy. Muchas gracias. Sabes que yo también te quiero mucho que no se puede tener mejor cuñao. Cuando nos veamos (espero que sea prontito que tengo unas ganas de darle un besazo a tu niño que no te lo puedes ni imaginar) te cuento con todo lujo de detalles. Y prometo cuidarme. Palabrita. ;D