miércoles, 25 de mayo de 2011

No soy friki. Tengo personalidad

Aunque un poco raro sí soy.

Hace unos años una alumna me soltó sin venir a cuento que era un friki y desde entonces tengo un cacao que no me aclaro. En mis tiempos no había frikis. Había niños raros (todos los demás) y luego estaba yo, paradigma de la normalidad más absoluta. Con el paso de los años empecé a vislumbrar que a lo mejor el raro era yo aunque no llegué a dar el paso de considerar que mis compañeros de clase fueran los normales. En cualquier caso, que era diferente a ellos, era un hecho. Y bien cierto es que mi vida no es una peli de instituto yanqui y por tanto no me vi obligado a ponerme unas gafas de pasta pegadas con cinta adhesiva, ni a llevar una calculadora en el bolsillo de la camisa ni a tener la cara llena de... Bueno, granos sí tuve pero quien esté libre de espinillas que tire la primera... Es igual, vamos a dejarlo.

El caso es que si bien yo era raro, nunca fui "el raro". No me marginaban más que a cualquier otro compañero que hubiera metido la pata en algo. Y todo quedaba olvidado cuando alguien la hacía más gorda.



Pasaron los años y llegó esa etapa en la que quieres integrarte en el grupo, no para ser uno más sino para se el líder, pero pareciendo que eres uno más. Desgraciadamente cuanto más te esfuerzas en ser como todos más claro dejas que eres diferente y te parece que el mundo se va a acabar. Pero es que por esa época estás leyendo libros y viendo series en los que el mundo realmente se acaba y la humanudad vaga por el espacio encontrándose con bichos mucho más raros que tú... Bueno sí. Soy un friki. ¿Y qué? Pues que ahora resulta que eso está de moda, con toda la paradoja que implica unir en la misma frase "raro" y "moda".

Y como está de moda todo el mundo quiere ser friki. Todo el mundo constriñe su mano para armar remedos de saludos vulcanianos, y todo el mundo tiene un par de citas de Star Wars a mano para quedar bien, y hay incluso quien dice en una fiesta frases del estilo de "pues puede que suene muy friki pero es que me encanta Lost" (debe decirlo en inglés, y pronunciando muy fuerte la S. LoSSSSSSt)

A ver alma de cántaro. Si conoces Star Trek y La guerra de las Galaxias tienes una cierta culturilla general (lo chungo es si no las conoces) y si te gusta Perdidos no eres friki. A lo sumo, tienes buen gusto.

Y es que un friki genuino puede que esté orgulloso de serlo pero lo que no hace nunca es esforzarse en serlo ni buscar por ello el reconocimiento de los demás. Al friki le gusta lo que le gusta y lo asume con dignidad (dignidad que está dispuesto a perder en una convención de colegas con gustos afines). Lo que define al friki es su personalidad. Y eso sí que se merece un reconocimiento.

En una sociedad en la que millones de personas se dejan cantidades ingentes de dinero en parecerse a quienes la publicidad les dice que tienen que imitar, resulta muy refrescante que haya un grupo de raritos que creen tendencia simplemente por ser como son y emocionarse con las cosas que les gustan. En este mundo sobran posturitas de cara a la galería y falta pasión, y el buen friki es apasionado. Tal vez no folle, pero apasionado lo es un rato.

El 25 de mayo se celebra el día del orgullo friki, festividad que coincide con el aniversario del estreno del episodio IV Star Wars (sí, la primera peli es el episodio cuatro, que estamos hablando de frikis...). Además se celebra el día de la toalla, en homenaje a Douglas Adams, autor de la Guía del autestopista galáctico, una obra de referencia para muchos frikis que añade un nivel de calidad a los manoseados Star Trek y Star Wars.

Quiero acabar con alguna recomendación para quien quiera introducirse en el maravilloso mundo del frikismo:

Big bang theory: desternillante serie sobre unos frikis muy frikis que tienen de vecina a una rubia muy rubia. Está plagada de referencias frikis de todo tipo: series, pelis, comics, libros, videojuegos... Si pillas todos los chistes es que eres tremebundamente friki. Incluso si sólo lo eres un poquito, te partes. Este vídeo me trae maravillosos recuerdos.



Guía del autoestopista galáctico: Como hemos visto, fundamental. Es una novela divertida y después de leerla te darás cuenta de que la red está llena de referencias. Si alguna vez encuentras frases del tipo "la respuesta es 42", "cuidado, tiene una toalla" o "¿cuántos vogones hacen falta para cambiar una bombilla?" estás ante un fan de la guía. Haberla leído te permite sonreir levemente y mirar a los ojos a quien ha soltado la frase como diciéndole: eh, colega, soy de los tuyos. También te permite encontrar gazapos en la traducción de una obra de divulgación científica como ésta en El gran diseño de Stephen Hawkins:



Monty Python: tanto sus películas como los gags de Flying Circus son legendarios. A ellos les debemos, por ejemplo, el nombre del SPAM (lo he puesto unas cantas veces, pero como sé que hay fans, ahí va de nuevo).



Recientemente una imagen sobre las acampadas en las plazas españolas ha dado la vuelta al mundo: un enmascarado con un cartel que rezaba "Nobody expects the spanishrevolution". Sin duda esa máscara oculta a un friki de pro.



De hecho podríamos llenar todo un post con vídeos de los Monty Python pero voy a poner sólo uno más que me parece especialmente interesante en estos tiempos de deriva política: en el ministerio de andares estúpidos.



The Rocky Horror Pictuer Show: maravillosa película, no por lo bien hecha que está que... este... no lo está, sino porque el público compensa las carencias cinematográficas de la cinta con participación, bailes y buen humor. Las peripecias de los dulces travestidos transexuales de Transilvania al amparo del genial doctor Frankenfurter... Que no te puedes considerar un friki como Dios manda si no has estado en un pase interactivo con la V de virgen marcada en la frente. Alguna perlita:





Y como decía, lo que mola no es la peli.





Y otro día más. Que resulta que con la tontería se ha acabado el maldito día de los frikis y me toca volver al monótono día a día de Fringe, Misfits, Casi humanos, True Blood, Los informáticos, Almacén 13, Eureka... Uf ;)

6 comentarios:

Norma dijo...

Vale, era por el time warp, ahora entiendo de dónde sacas el tiempo para todo ;)

dalr dijo...

Siempre hay tiempo para el warp... Bueno, yo es que siempre he sido más de tacha tach mi :)

SOMEZING dijo...

Hola!!!! Creo que la última vez que escribí en mi blog fue por el 2009, ya veremos si lo continúo, pero es que repasando la lista de los que tengo he encontrado esta entrada... y tengo una duda:
- si soy muy muy muy muy fan de los vogones, (tengo que admitirlo!!!) y creo que el 42 es una gran respuesta
- si estoy contruyendo despacico despacido una maqueta de la Estrella de la Muerte 2
- si tengo maquetas de naves (X wing y Halcón Milenario)
- si tengo unas ganas terribles de ver en una sala con gente the rocky horror, porque verla en mi sofá no es tan divertido...

¿soy friki o soy simplemente yo??

Un beso!!!

dalr dijo...

Hola Somezing! Qué ilusión leerte de nuevo por aquí. Verás que en lo referente a constancia bloguera estamos todos igual :)

Paso a responder tu fundmantal pregunta:

42

dalr dijo...

Una vez resultas todas tus dudas, un par de comentarios. Que te gusten los vogones (y su manía de destruir planetas para hacer autopistas galácticas) me parece fantástico, aunque si lo que te gusta es su poesía me parece algo totalmente inaceptable, a no ser que la leas en su versión original (nada de traducciones que no pueden reproducir ese soporífero sonido gutural tan característico). Con respecto a la Estrella de la Muerte 2, nada que objetar. Pero si la haces escala 1:1 me pido un camarote con vistas al agujerito ese por donde un sólo disparo se carga todo el cacharro.

Finalmente, lo de RHPS se soluciona yendo a alguno de los pases interactivos. Antes en Barcelona teníamos todos los meses aunque creo que ya no. Me informo.

En resumidas cuentas, que eres totalmente tú (y bastante friki) :D

Un abrazo!

SOMEZING dijo...

aprovechando que tengo un palacete la escala es 1:1 XD