jueves, 15 de marzo de 2007

Habitaciones separadas

En ocasiones la realidad demuestra que alguna regla sagrada del periodismo, como eso de que hay que contrastar las noticias o leerse bien la nota de prensa antes de escribir el artículo, es una soberana tontería. Lo de "no dejes que la realidad te estropee una buena noticia" se hace en estos casos más cierto que nunca.

La historia es la siguiente. El pasado 11 de marzo el New York Times apareció en portada con una noticia sorprendente: los expertos en construcción aseguran que en 2015 el 60% de las casas "a medida" tendrán dos habitaciones principales separadas. La fuente, la Asociación Nacional de Fabricantes de Casas. A partir de ahí el artículo se centraba en lo que parecía una tendencia creciente entre parejas bien avenidas americanas de preferir dormir cada cual por su lado. Incluso encontraban bastantes expertos que aventuraban causas, entre las que el gran protagonista eran los ronquidos.

La historia, tal y como aparece en el New York Times, ha dado la vuelta al mundo y suscitado numerosos debates en distintos medios, cada cual adaptándola a su estilo e inquietudes, pero partiendo siempre del mismo punto de vista: los ronquidos harán que en menos de 10 años una de cada cuatro parejas prefiera dormir en habitaciones separadas.

Sé que el tema es jugoso y da para mucho, pero antes de entrar al trapo vamos con el tema periodístico para no perder el hilo.

El asunto es que, entre tantas vueltas, la noticia ha sido hoy tema de debate en La Ventana, de la cadena Ser, concretamente en el espacio Spain vs. USA en el que cada miércoles Javier del Pino y Javier Cansado discuten sobre las bondades y miserias de estos dos países tan distintos (el tema da para tanto que hasta pudimos comentar al respecto en Socio de la Soledad). El asunto es que a Gemma Nierga se le ha ocurrido algo tan insólito que ni a los del New York Times se les pasó por la cabeza (y si lo hicieron, pasaron olímpicamente): llamar a la asociación que ha hecho el estudio del que surge toda la historia. Como dicha asociación es estadounidense no debe sorprendernos que su relaciones públicas haya entrado en directo en el programa expresándose en un perfectísimo español de Miami. Y cuando le han preguntado directamente por esta tendencia de las parejas de querer dormir separados... ha alucinado.

El estudio en cuestión, realizado sin rigor científico alguno (cosa que ha reconocido con total naturalidad quien jamás dijo que se tratara de un estudio científico) consistía en preguntarle a una serie de arquitectos qué tipo de casas de lujo estaban pidiendo los clientes para hacer una proyección de las tendencias del mercado. Los expertos, en arquitectura, que no en sociología, dijeron que en estas casas (de más de 500 metros cuadrados, dicho sea de paso) la gente está pidiendo cada más (y de ahí que calculen que en 2015 el 25% de este y sólo este tipo de casas se hagan así) una segunda habitación principal. La explicación, que muchos de los propietarios prevén que algún día se instalen en casa sus padres de forma permanente y/o en ocasiones reciben visitas de amigos y familiares a los que quieren dispensar el mejor trato posible.

Y de ahí, la que se ha liado.

El asunto es que ni al New York Times ni a nadie le ha importado un carajo ni lo que decía el estudio ni las motivaciones que inplicaba. Oímos dos habitaciones y nos montamos la película. Quizás esta práctica tan poco periodística lo que ha hecho es desenmascarar la verdadera (y aún inconfesable razón) de que se estén pidiendo estas habitaciones. Y es que a todos, por mucho que nos escandalicemos al oirlo, la idea de dormir en habitaciones separadas nos parece algo muchísimo más lógico que planificar la casa para que tus padres o amigos se instalen a placer.

Así que dejémonos de monsergas periodísticas y vamos al lío.

Alguno de los que me conoce ya me habrá oído explicar mi vieja idea de la casa con dos puertas. La idea original era una casa con un espacio común y dos espacios individuales. La idea original, cuando era más joven, consistía en dos puertas, dos salones, dos baños, quizás dos despachos.., y una habitación común. Con el tiempo cada día aprecio más la variante que parece estar tomando fuerza (sí, yo también prefiero creerme el bulo que la noticia real). Salón y cocina comunes, y dos habitaciones separadas.

Mi idea original era la constatación (en mi persona si nadie más quiere reconocerlo) de que cada vez somos más los que necesitamos de un espacio privado en el que guarecernos y dar rienda suelta a nuestras necesidades personales. Esas que tienen sentido precisamente porque son sólo nuestras y las disfrutamos en soledad. En algunos casos es leer o trabajar sin interrupciones, en otros escuchar música, ver un programa de televisión o despanzurrar un ordenador sin dar conversación a nadie. Lo que sea, pero es razonable pensar que determinadas cosas que nos gustan no tienen por qué gustarle a nuestras parejas y no es bueno ni necesario que tenga que tragar con ellas por mucho que nos quiera.

Pero el caso de las habitaciones separadas va más allá. Pone en el centro del debate las distintas necesidades, ya no de ocio y esparcimiento, sino de descanso. Los que roncamos no disfrutamos desvelando a quien intenta dormir a nuestro lado. Ni nos gusta que nos den codazos en las costillas de madrugada cuando la falta de sueño les hace perder los nervios. Tampoco lo hace a propósito el que se mueve convulsivamente por las noches (parece que hay un síndrome llamado de las piernas inquietas especialmente común entre las mujeres de mediana edad en adelante). Nadie es culpable de hablar en sueños, ni de repartir ganchos de izquierda mientras duerme. Ni siquiera de tener los pies fríos. Desde mi punto de vista hay un tema incluso peor (para el que no sirven ni los chasquidos ni los tapones en las orejas) y es lo que llamo la incompatibilidad térmica. ¿Qué hace una pareja cuando uno de los dos es friolero y quiere plumón nórdico y calefacción a tope cuando el otro necesita aire acondicionado a todo guiñapo?

SábanasConforme oyes hablar a la gente surgen nuevas historias que inciden en la misma idea. Un matrimonio que acaba de tener un bebé al que hay que dar el pecho cada pocas horas; otro cuyos horarios laborales son distintos y cada cual debe acostarse y despertarse (con despertador incluído) a horas diferentes. Todas las historias tienen algo en común. Un miembro de la pareja, cuando no los dos, no puede descansar como debe. Algo que a medio y largo plazo se traducirá en mal humor y discusiones tontas que pueden acabar con una pareja que en realidad lo único que necesita es dormir mejor, aunque sea a cierta distancia.

Algunos dirán que es poco romántico. Que se pierde el placer de dormir junto a la pareja. El problema está en que estos casos, lo que se hace junto a la pareja es no dormir. A mí, personalmente, me encanta acostarme con mi pareja. Es decir. Encontrar su cuerpo al meterme en la cama y acurrucarme contra él. Me encantan los abrazos y los achuchones. Eso en lo que estás pensando también me gusta. Pero cuando llega el momento de ponerse a dormir, me vuelvo a mi lado de la cama y lo que quiero es dormir. Si tengo a alguien al lado no lo noto (a no ser que me dé patadas o me quite las sábanas, en cuyo caso dejo de dormir). Y en ocasiones, en muchas ocasiones, ya fuera por no querer molestarla con mis ronquidos, ya porque estaba demasiado cerca y no quería despertarla si me movía, ya porque me estaba asfixiando de calor... me pasaba la noche en vela. Aunque claro. De eso hace ya bastante tiempo y ahora mismo no me importaría quedarme alguna que otra noche sin pegar ojo... Pero eso, es otra historia.


To Have, Hold and Cherish, Until Bedtime - New York Times

Juntos, pero en camas separadas - Terra

¿Matrimonio feliz? Camas separadas - BBC online

26 comentarios:

kutxi dijo...

Hola, Dalr, gracias por enlazarme.

Yo creo que eso ya se practica. ¿Cuántas parejas duermen uno en la cama y el otro en el sofá?

Personalmente creo que lo ideal es que las parejas duerman juntas, a mí por lo menos me encanta... aunque te arrinconen (¿por qué todas arrinconan? ¡si la cama es grande!...).

También es verdad que nunca he hecho eso de 'vivir en pareja' así que mis dormidas en pareja han sido ocasionales y siempre despues de... y claro, los ronquidos son música, los codazos caricias y así sucesivamente. Supongo que con el tiempo eso cambia.

No sé, me parece otro ejemplo más de algo que explica la cantidad de divorcios y separaciones que hay hoy en día... no aguantamos un carajo. Si mi madre no aguantara ronquidos y mi padre no aguantara pies fríos (son dos ejemplares prototípicos, por cierto) yo hubiera crecido con padres separados. Pero lo aguantaron y aguantan, y siguen juntos. Y se les ve contentos.

Paro ya, que me lío, me lío...

Saludos.

dalr dijo...

Seguramente es cierto eso de que aguantamos poco, pero yo creo que lo de las habitaciones separadas va más por lo que aguantamos sin tener necesidad de aguantar. Me explico. Dos personas pueden quererse mucho y estar muy bien juntas... y ser incompatibles a la hora de dormir. Eh! Que hablamos de dormir, no de otra cosa. Además, tener dos habitaciones separadas no significa que sea obligatorio usarlas. También puede darle su jueguecito al asunto (en tu cama o en la mía....). Pueden irse a dormir juntos, hacer vida marítima juntos, llevarse mútuamente el desayuno a la cama... Digamos que la segunda habitación es el sitio donde dormir más cómodamente que en el sofá. Pero vaya. Estoy contigo en que, si alguna vez sube alguien a casa, a la otra habitación ni de coña!

susana dijo...

pues lo siento, pero quizas sea yo la boba romantica, pero a mi me gusta dormir acurrucada y despertarme mirando a la persona q amo...q ya bastante estoy durmiendo sola ahora...

dalr dijo...

Bueno, Su. Creo que no vas a tener problema con eso. Mientras los expertos sigan hablando de casas de 500 metros cuadrados, a mí al menos no me va a afectar... Nunca! ;)

Norma dijo...

Jejeje, no hace falta dar codazos, con voltear suavemente al partener es suficiente...
A alguien le ha funcionado alguna vez la práctica absurda esa de hacer chasquidos con la lengua para que deje de roncar el/la colega?????
Lo veo en la tele siempre, pero no le veo la utilidad
Besos

dalr dijo...

Oh sí. Espectacular. Ronquido, chasquidos, queja, remoloneo y ronquido otra vez. Es un círculo vicioso divertidísimo. Roooooaar, chst,chst,chst, grum, em, mmmmmm... ¡Rooooooooooooooooaaaaaaarrrrrrr!

Yo creo que sirve para que el roncador tome aliento y pueda roncar más fuerte. Lo del codazo en las costillas es mucho más eficaz, dónde va a parar :D

SOMEZING dijo...

estoy con Susana. Yo duermo mejor acompañada que separada. Quizá es porque es algo que no puedo hacer tan habitualmente como quisiera pero lo cierto es que descanso mejor.

ESTEM dijo...

JAJAJAJ SI QUE ES CIERTO ESO DE DORMIR SEPARADOS ALGUNA QUE OTRA VEZ SUELE PASAR

kutxi dijo...

Dalr, yo creo que eso con los años... somos animales de costumbres, nos acostumbramos a ir cada uno a su cama, la pereza... no sé, no sé, no me convence. Es como meter una tele en el dormitorio, mata el sexo, jaja. ¿Vida marítima? :-DDDDD

Y estoy con Su, a mí me mola despertarme al lado de la churri y verle los pelos de loca y las legañas y tó eso. :-D

Tema chasquidos: funciona. Tengo una anécdota demostrativa... mira, igual la convierto en entrada, jeje.

dalr dijo...

Ostras Kutxi, en lo de esos despertares maravillosos no había caído. Está claro que esta teoría requiere de algunos ajustes. Nada que la tecnología no pueda arreglar. En cualquier caso, ya me gustará vernos a todos de aquí a digamos... treinta años. (En el supuesto de que un perocentaje significativo de los mismos nos hayamos acostado y despertado junto a la misma persona, que a estas alturas empieza a ser mucho suponer). Entonces más de uno se acordará de la teoría de las habitaciones separadas. Yo, ahora, con media cama, en media habitación de media casa... Ains...

Hola estem!!!

susana dijo...

joe como suena eso de los pelos de loca y legañas jajaja ains pues si, a pesar de eso ( y mis pelos siempre estan revueltos, sea la hora del dia q sea jajaa) a pesar de eso, me gusta mas esa opción...y yo q tengo una cama de 2x2 en mi habitación pa mi solica jajajaa en mi casa entera pa mi...bueno y mis mocositos jaja

Blueyes dijo...

ummmm...yo duermo solita :o(

Auror dijo...

Oye que con las casas de 500m de las que hablan (muy bueno lo que descubre el contrastar la noticia), se pueden tener 10 o 12 habitaciones y jugar al escondite, y entre un aqui te pillo, aqui te mato, y un hoy ronco en la 7, puede hasta que sea divertido.
Por cierto, a mi tambien me gusta lo de "la vida maritima" y "perocentajes" ;) me los apunto.

dalr dijo...

Jos. Veo que el porcentaje de gente estupenda que me lee y duerme sola es sensiblemente alto... Pensaba que yo era el único :P

Está claro que el tema da para mucho. Habrá que seguir la evolución del asunto. De momento, me apunto la propuesta de Auror para cuando tenga una docena de habitaciones. Y, eso sí, debo reconocer que lo del peroncentaje ha sido una errata. Aunque bien vista, tiene su gracia :D

maps dijo...

Yo soy de los que duermen en otra habitación.
es que mi mujer no me comprende. Yo ronco como un poseso y ella no me comprende. He puesto a las dos crias a dormir juntas para tener un dormitorio para mi. Mi mujer se merece descansar...

dalr dijo...

Hombre! Al fin alguien que nos ofrece el otro punto de vista. Gracias por tu confesión Maps. Pero guarda el anonimato que cualquier día te llaman del diario de Ptricia para que des testimonio...

maps dijo...

Tu sabes lo difícil que es dormir cuando alguien te está dando codazos cada 10 minutos....

Yo lo recomiendo como terapia de pareja.... Tambien recomiendo más cosas, pero esas las dejamos para otro día......

susana dijo...

pues yo viví en pareja 8 años, y no me fueron tan molestos los ronquidos jajaa y mira q roncaba...me molestaban otras cosas...
uy me ha gustado eso de echar carreras por la casa, tipo el escondite jaajja

dalr dijo...

Yo vivía en pareja 9 meses (bueno, qué pasa, cada cual contribuye a la discusión con lo que puede ¿no?) y como ronco muchísimo me despertaba a menudo solito. Ella, hasta las narices de oirme, se marchaba a la habitación de invitados que está en la otra punta del piso.

El caso más evidente que conozco es el de mis padres. Mi padre ronca (mi madre, como nos lee a veces, diré que NO ronca, aunque si lo hiciera sería bastante menos sonora que mi padre) pero ese no es el motivo por el que duerme cuatro o cinco meses al año en el sofá del comedor. Él es muy caluroso y necesita el aire acondicionado a todo trapo para dormir, mientras que mi madre es más bien friolera y además el aire frío le irrita la garganta. Así que ella se queda en la habitación tapadita hasta la nariz mientras que mi padre se pone su sabanita en el sofá, congela el comedor y duerme tan agustito. Duando, de madrugada, le da frío (SIC) se vuelve a la cama.

susana dijo...

oye jjaja q los 9 meses son legítimos jajaja pa contribuir jajaaj ains será q yo cuando duermo, caigo muerta...como duermo poco...

dalr dijo...

Yo también duermo poco y ese es otro asunto. Si un miembro de la pareja se acuesta a las 11 de la noche y el otro a las 2 o las 3 de la madrugada... ¿Cuenta como dormir juntos? Aparte de tener que hacer virguerías para entrar en la cama sin despertarla (siempre acaba en tu lado de la cama, como si te hubiera estado buscando) está el pollo diario del "siempre vienes tardísimo" que sigue a la semana en la que toca "te espero" y acabas llevándola sobada del sofá a la cama... Sin menospreciar la época de acostarte a las 11 con ella, esperar a que se duerma, volver a levantarte sin despertarla, hacer lo que tengas que hacer, volver a la cama a las 3, apartarla para hacer sitio pero con cuidadín que no se despierte, intentar dormir, despertarte solito porque la han despertado tus ronquidos y desayunar con morros porque la han despertado tus ronquidos, y porque se despertó antes y no estabas y... Uf. Creo que a mi eso de las habitaciones separadas me hubiera ido muy bien. :(

Irene dijo...

Hola d@lr, hola todos...
Bueno, el tema da para mucho jugo/juego.

Siempre he creído que la gente en general no se lo monta bien pero que no es culpa de la gente, porque ellos compran lo que les ofrecen. La culpa es de los fabricantes de camas de matrimonio. ¿Habéis medido la anchura de una cama de matrimonio? Es de ancho como una cama y media. O duermes acurrucado y hecho un ovillo contra tu pareja o uno de los dos se cae por un lado de la cama mientras duerme. Realmente incómodo.
En nuestro caso, lo tuvimos claro desde el principio. Las camas de matrimonio stándar son una mierda. Lo ideal son dos camas individuales juntas, con anchura y capacidad para dos personas reales. Para el romanticismo podemos compartir las sábanas,el nórdico y las mantas y quitárnoslas como buen matrimonio :_)
Besitos para todos.

susana dijo...

bueno irene...dependiendo de la cama...las hay muy grandes...

Irene dijo...

Susana, es que las que he visto siempre en todas las tiendas son pequeñas :$ Igual las hay más grandes.

En vez de camas separadas o habitaciones separadas, se me ocurre vivir en pisos separados, que hay parejas que viven así y pueden preguntar eso de "¿en tu casa o en la mía? xDDD
Besos para tod@s.

susana dijo...

irene ajaj mi cama es de 2x2, aunque pa mi solita, doy volteretas y todo ajajaj

Irene dijo...

:D suerte tienes con una cama grande.
Genial.
Besitos